Viviremos como
discípulos de Cristo, rezando todos los días, leyendo y participando activamente de la misa dominical
Nos dedicaremos a
construir una familia fuerte para Cristo, dialogando y rezando entre nosotros y nuestros hijos.
Estaremos a la
disposición del Señor, llevando nuevos Matrimonios al movimiento y daremos tiempo para servir a MPC
“Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.
Mateo 19: 5-6